lunes, 2 de diciembre de 2019

DICHOS, DÍMES Y DIRETES



                                                   (El Mundo,publicó)

La razón trata de decidir lo que es justo; la cólera trata de que sea justo todo lo que ella ha decidido; (Séneca).

Cuando Séneca afirma esto da por hecho que tanto lector como oyente (en su tiempo más oyentes que lectores) entienden el término  “razón” con un significado homogéneo; no sé si entonces..., pero hoy pueden entenderse significados diferentes;  intentemos aclararnos...

1.- Hay quien utiliza “la razón” como sinónimo de “la verdad”; así suele decirse “tiene la verdad, tiene razón o la razón”. Si bien, no parece ser lo mismo “tener razón que tener la razón”.

     Se puede tener razón e incluso razones para pensar, hacer o decir algo; pero de ello no se sigue necesariamente que lo que “uno piensa, hace o dice se identifique con la verdad”; y no estamos hablando más que de la verdad relativa, aquí no hablamos de la que todos, al menos conceptualmente, parecen entender como La Verdad Absoluta, léase Dios.

2.- La razón o razones : desde la filosófica (lógica) se puede entender como el elemento (dato, hecho, dicho) del proceso pensante que permite dilucidar con mayor o menor tino la veracidad, verosimilitud, credibilidad de las conclusiones a las que  uno pretende llegar



“EL PODER DESGASTA, PERO DESGASTA SOBRE TODO AL QUE NO LO TIENE” (J.Andreotti)        

Entiéndase por fanatismo una viva exaltación del ánimo fuertemente señoreado por alguna opinión falsa o exagerada (Jaime Balmes)

La amistad del mezquino es más peligrosa que su odio”...

Por desgracia el deber no siempre coincide con el interés (André Maurois)

Nuestra conducta es la única prueba de la sinceridad de nuestro corazón (T.Wilson)

domingo, 24 de noviembre de 2019

LEVITANDO CACOFONÍAS CONTRADICTORIAS


                                    Ensayo de antojos por asonancias

         1-Alguien asoma la jeta. El gato rezonga. Vuelan hojas muertas. Un nido pía. Cruje el sol seco en las hojas. Vergel otoñal. Fango seco al caer la colina. Cierzo lento. Olvido añejo. Vive la muerte sin fin. Exulta su fin la vida.
         Mi burro Camilo rezonga tullido y trota cansino. Pensamiento vacuo. Translúcido en cavilar, sube al desdén. Vileza de éxtasis en rendijas placenteras. Trastienda opaca. Volátil lentitud y sosiego precipitado.
         El bosquimano amanece al silencio. Alborota un lirio. Colibrí hierático. Carmesí pétreo y canción muda.
Nudo blando. Pez hundido en plano montañoso. Repite holganza. Ríe el dolor. Jadea la fertilidad al parir.
         Agua sudorosa al flamear de eolos quietos. Acuna sus hojas mi otoño soñoliento y bosteza el bosque en exangüe desánimo. Sube la plenitud del vacío hundido. Vida plena en latido ausente.
         Noctámbula hilaridad asida al galeno exánime. Calceta rota con pies ateridos. Callejones entre chusma ocicante. Aliso quebrado. Farol grasiento. Obesa violación. Alfanje de oro y risa.
         Irrumpe el chirriante traqueteo vial con ojos de fuego y cola viperina, dotado de branquiales vomitonas en sumideros bípedos, que  traccionan onerosos matalotajes.
         Felino corderillo ubrea instintos de loba y un taimado cervatillo pastorea la camada de dulce tigresa mientas lame el lúbrico dedo engatillado.
         Otoño fecundo en zarzuela de color. Bosque animado. Bullir de frutos. Verbena de cosecha  entre ardillas, topos y hormigas; gravitan las hojas secas y cubren, al ralentí, la fecunda castaña, la bellota orgullosa y el trajín hormiguero.

2.-Allá, arriba, altivos dos cipreses galanean su corona, reyes creídos en el robledal. Bayas del castaño fecundo en erizos que hieren el cantar de la brisa - niña, temeroso del batir de sus padres, amigos del duende octubre.
         Desde su erizada cuna entreabierta me mira una castaña asustada, aún dolorida del golpe liberador; ¡me he lanzado desde allá arriba!...¡¿ a que soy valiente ?!; lo dice sin aspavientos, observando con rubor su desnudez compartida con el humus que la fecunda. ¡exultación!...
         Lontananza avistas el devenir transido de rebrotes. Oxido verdoso asido a la roca y al tronco. Nace una vida de hilos intuidos y camina grácil una araña ya tejida. Una lágrima hospeda el fluido resol. Inicia  la danza del trasluz. Canta la libélula, zumba y levita el colibrí, que mosquitea el azahar...; ¡vida!, nueva vida al fin.
         Dedalea ágil la tortuga entre quimas y raposea apática la ardilla entre el fango aterido de luz mortecina. Ícaro se lamenta en alas derretidas y duerme el laberinto ático. Iza la voz en quejido al abismo. Resuella un rebuzno sintónico. Todo el bosque escucha placidez orgullosa.
         Sisea zigzagueante el topacio mientras un alevín azulea la roca hendida de ocre, que cimenta el tronco rallado a fuego cenital. Atisbas cirros luminosos en vorágine fija.
         Hayedo que agita la paz en sinfónico silencio; batir plano de trenzas asumidas que integran la fusión diversa en frutos del nido imaginados; vida exaltada, convento de alas, piar de fakires, altura plana, rozar de grises; algarabía orquestada de sentidos, leve zumo visual,  pálpito auditivo, acidez táctil, estrépito de silencios intuidos...catedral de eolos en rocoso recinto por ser.

3.-Colores escritos en pintura, libro pintado en escritura, paisaje dicho en ciego, nada con todo, soledad tumultuosa, vida sin realidad, subir sin altura, olvido sin historia, tener sin ser, morir sin vivir, existencia sin esencia...
         Caminar atávico y felino, sin dobleces pero ceñido, como levitando en la espesura de este bosque mestizado entre hayas, robles, alisos, castaños, abedules, avellanos,...cipreses...y todos los coriáceos; asambleados en arbórea catedral de esculturales ramificaciones de nervios elicoidales; es un valladar umbrío e inaccesible como trasunto para la contemplación de bronca humildad en barroca ascesis.
         Teñido el albur de certeza, olisquea un ademan no sugerido y retorna la dádiva sin don como un  vacío.
         Bien herido el faquir tienta la sibila y airea su dudosa certeza sin contaminar al hado hundido en su trágala jaztanciosa.
         Altivo el hálito del espliego rezuma su  aroma al relente y contempla el tenue batir como ósculo lujurioso de una maruja al nacer el mórbido ocaso.
         Aterecido el lecho de tersas sábanas musita el roncador su dédalo onírico tanteado por grávidos atisbos que degustan la pérfida panóplia audípara en el humeral de una seca foresta.
         Titiriteros y saltimbaquis ulúlan su quejido átono y quietan la serena lentitud muerta en la tundra alpina; anida el sobrio erizo en la copa y vivaquea rezongando en su cueva un titilado colibrí.
         Conciliábulo de gnomos regatea nuevos horizontes; atiza carbones pálidos el rostro vínico del leñador y un zas apila trozos de calor escondido bajo albo talud.
         Chisporrotea el declive otoñal cuando, al ocaso diurno, la aguda ardilla dentea bayas de ojos volátiles y resume su cosecha para la humilde laxitud compartida ante el copo que llega.
         Comprime la sabia su  tronco hierático, alisa sus nervios lívidos, humedece su altura y afinca las druidas al lar...esperáis reventar vuestra vida constreñida en nueva explosión de color, como áulico don de la luz.
         Olentxero exultante ensaca sorgines, druidas, méigas, lechuzas y búhos, que fundidos en santo Akelarre Aleluyan el ralo Lar prestado al aterido Infante, mientras resoplan el Poderío y sus “istmos”.
         Por fin me dice: estas loco; contesto : sí estas loco; la verdad solo tiene un camino por que es locura y por que dicen que dijo que se hace camino al andar. No te entiendo..., ¿ y  yo ?.

sábado, 23 de noviembre de 2019

¿QUIERES APRENDER A LEER LA BIBLIA?...


LA BIBLIA: QUÉ ES Y CÓMO LEERLA

                                                            LECTURA LAICA  DE LA BIBLIA             


Muchas personas, aun no habiendo estudiado, poseen una Biblia aunque no tenga otros libros.
La Biblia  ha sido, es  y será el libro más editado, vendido y leído durante la Historia de la Humanidad.
La Biblia es "un libro", que cuenta o narra tanto historias y batallas reales o imaginarias, como experiencias religiosas, formas de vivir y relacionarse de las personas y pueblos entre sí, así como sus costumbres; en todo su entramado hablan y cuentan  las formas de  relacionarse fundamentalmente  con su Dios, que sienten como real, lejano o cercano, amado por deseado, rechazado por temido, negado por incomprendido; para otros ha sido un invento.
La cuestión seria: Invento ¿divino o humano?; si es humano tendrá que ser “racional y razonable”; de las bestias es propio el instinto…¿O también la razonabilidad?

La Biblia no siempre ha sido "un libro"; en realidad nació como un "conjunto de narraciones habladas", que algunas personas, moradores de esta tierra desde hace más de dos mil años; "contaron oralmente a sus familiares, amigos y vecinos"; más tarde esas narraciones fueron "escritas" para que se conservaran mejor y para que las pudieran conocer más personas presentes y futuras.
La Biblia no ha sido escrita por una sola persona; han sido muchas las personas que han intervenido para contar y escribir estas "narraciones" a lo largo de muchos años e incluso siglos.
Además, es conveniente saber que "casi nunca los que contaban las narraciones, eran los mismos que las escribían"; es más, algunos narradores no sabían escribir, y por eso usaban escribanos.
Procede decir que “la Biblia es como una Enciclopedia que contiene (en diversos idiomas o lenguas: arameo, hebreo, griego, latín…etc.) la tradición o transmisión verbal (fundamentalmente de una tribu hebrea con organización teocrática) de múltiples hechos reales o ficticios, dichos, imaginaciones, costumbres, leyes, guerras y batallas...etc.

La Biblia  o Las Sagradas escrituras

Los Judíos entienden que la Torá o A. T. (Biblia) contiene tanto su propia Hª como la  Revelación de Dios a su Pueblo (Israel); por tanto ahí está, para ellos, La Palabra de Dios.
Jesús, que para muchos cristianos es el único Hijo de Dios hecho hombre, nace como un judío de la tribu de Judá y cita en sus prédicas a Las Sagradas Escrituras, al igual que harán después su propios discípulos.

La Biblia como Palabra de Dios
Se dice que Dios se comunicó con los hombres de muchas maneras, en hechos y palabras..., aunque siempre por medio de otros hombres ya que como le decían los judíos a Moisés: “Háblanos tú, que no nos hable Dios, que moriremos...etc.”
Así pues, Dios habla a través de los profetas que envía a su pueblo; el pueblo va transmitiendo oralmente (tradición) las palabras de Dios, emitidas por los Profetas.

Los géneros,  estilos y formas literarios
Los géneros literarios son las diversas formas de expresarse, hablando o por escrito (incluso por signos y hechos) que las personas han usado y usan para comunicarse a través de los tiempos y en las diversas culturas durante la Hª de los humanos.
Los géneros literarios son muchos, entre ellos se pueden destacar:

Géneros: poético, lírico, dramático, didáctico, (cuentos, poesías, parábolas, ejemplos)histórico....etc.

Estilos: familiar, dialéctico, narrativo, epistolar, humorístico, expositivo, cronista...etc.


Formas: asertivo, opinativo, dubitativo, interrogativo...,etc.

En la Biblia hay libros muy distintos, escritos en épocas muy diferentes, por personas muy diversas.
De un libro a otro de los que componen la Biblia existen distancias de tiempo de hasta 250 años, ó más.
Por ejemplo, Abraham, debió existir hacia el año 1.350 a. C; han pasado unos 3.550 años o más.
Este último dato trae consecuencias sencillas pero evidentes para todos los que quieran leer la Biblia "con sentido común", sean creyentes, agnósticos, ateos, o mediopensionistas…etc.
    
Cada pueblo, "en una misma época", vive, siente y transmite su propia y variada cultura, y ésta evoluciona a lo largo de los años, como tú mismo lo percibes aquí y ahora en relación a cuando nacieron tus propios padres, abuelos, bisabuelos...etc.


Uno de los factores culturales que diferencia a cada pueblo es su propia lengua ó idioma, y también sus variadas formas y estilos literarios de expresarse; para comprender adecuadamente lo que ellos han querido decirnos en sus propias formas y estilos; nosotros deberemos hacer el esfuerzo de transferirnos, a través del túnel del tiempo, a sus propias épocas y culturas.

La lectura solo podrá ser inteligente si sabemos leer el texto acercándonos, en lo posible, a su propio contexto.

LA BIBLIA: Se compone de dos partes fundamentales: Hasta Cristo (A.T.) y Desde Cristo (N.T.), que cierra el A. T.
Para los cristianos el A.T. es “Una profecía del N. T”. Con palabras de Jesucristo: En mí se cumplen la Ley y los Profetas. (es decir el A.T.).

El A.T. describe con variados géneros, estilos y formas literarias la Historia. vida, creencias, costumbres sociales, familiares, políticas...etc., tanto individuales como grupales, propios de una Comunidad de personas extremadamente unidas por "creencias religiosas y normas de comportamiento moral, social, político y religioso”.

El A.T. refleja la Historia y la vida habitual de una Comunidad de personas ó de parte del Pueblo hebreo: la Tribu de Judá.    
       
El A.T. narra la convicción y sentimiento que el Pueblo Israelita de la tribu de Judá tenía de "haber sido elegidos por Dios" para que TODA LA HUMANIDAD viviera ADECUANDOSE, libremente, A LA VOLUNTAD DE DIOS que se COMUNICADA a través de LAS PALABRAS Y ESCRITOS DE LOS PROFETAS Y OTRAS PERSONAS QUE SON ACEPTADAS COMO INSPIRADAS POR DIOS.

.El A.T. puede ser entendido como "LEGADO TESTAMENTARIO" o Testamento.
Testamento es todo lo que una persona, antes de morir, deja en esta vida y desea que sus sucesores ó herederos reciban, crean, sean, digan, hagan...TODO LO QUE, PARA EL QUE SE VA, HA SIDO MAS QUERIDO Y MAS IMPORTANTE, Y CREE QUE VA A BENEFICIAR A OTROS.

El A.T., según lo dicho, está compuesto de varios libros:
a)     EL PENTATEUCO: 5 primeros libros, y de ellos se dice que los "reunió" MOISES.
b)    LIBROS HISTORICOS: son trece.
c)     LIBROS POETICOS Y SAPIENCIALES: son siete.
d)    LIBROS PROFETICOS: 14 "profetas mayores" y 12 "profetas menores".
e)      
PROFETAS DESDE EL SIGLO VIII, a.C.

Época Siria  (750-612 a.C.): Amós y Oseas; Isaías y Miqueas; Nahúm.
Época Babilónica  (612-539 a.C.) Jeremías y Barúc;  Ababuc  y Sofonías; Ezequiel y Daniel.
Época Persa: (539-333a.C.):-Ageo, Zacarías y Malaquías.
Época Incierta:: Abdías, Joel y Jonás.

PROFETAS MAYORES: Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel  (hagiógrafo?)

PROFETAS MENORES: Los otros DOCE.

OTROS AUTORES DEL A. T: Son "hagiógrafos"  o biografías pedagógicas o ejemplarizantes.

EL NUEVO TESTAMENTO 
Esta compuesto por distintas narraciones transmitidas por tradición oral durante los primeros años (3) de la vida pública de Jesucristo  y especialmente después de su Muerte y Resurrección hasta que algunos de sus seguidores (Cristianos o testigos de Cristo) recopilaron los hechos, dichos, vivencias...etc. de Jesucristo, que aparecen en  los libros que hoy componen lo que hoy ya se denomina como  Nuevo Testamento, que .son los 25 siguientes escritos:

Cuatro Evangelios: Atribuidos a los siguientes autores: Mateo, Marcos, Lucas  y Juan.
Narran, en síntesis, la vida, obra y doctrina religiosa de Jesucristo desde distintos ángulos y con distintos estilos literarios en función de su propia cultura, de sus convicciones, de su fe, de la información recabada y de su interpretación de los hechos vividos y mensajes oídos directa o indirectamente.

Hechos de los Apóstoles : Escrito atribuido a Lucas, autor del tercer Evangelio, por expresarse con el mismo estilo literario  y  por ser presentado como la continuación de lo narrado a su discípulo Teófilo en aquél su primer libro (Evangelio).


Epístolas o Cartas de  San Pablo: Romanos, Corintios Iª y IIª; Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, Tesalonicenses Iª y IIª; Timoteo Iª y IIª; Tito, Hebreos.         

 

Epístolas o Cartas católicas: Santiago, San Pedro, San Juan Iª y IIª; San Judas.

Apocalipsis: Atribuido a un tal Juan, como se expresa en su mismo exordio, cap.1 v.1

lunes, 7 de mayo de 2018

FILOSOFANDO SOBRE TEOLOGIA

                     La soledad solo angustia cuando es ausencia de Amor

El pueblo, la masa, los nativos de la madre tierra ya han dicho en todos los idiomas que “más vale solo que mal acompañado”, y también que “El buey solo, bien se lame”.

La soledad libre es una sinfonía de alternos y contrarios que dilata la angostura provocada por el vacío; la ausencia de compañía no es soledad.

La soledad preñada de amor es fecunda y se alía con la verdadera amistad; sin ideas, sin experiencias, sin dolor, sin alegría...etc.; la soledad pura y dura será siempre estéril o hará  decrépitos prematuros.

Quien odia convive con la soledad inerte del muerto; no se puede vivir en soledad y sin amor; el que ama nunca esta solo porque disfruta y sabe compartir la hondura de la soledad.

La soledad debe ser el respiro del intelecto; relajar el espíritu, el cuerpo y el pensamiento se logra en soledad y más si esta es compartida; ahora bien, los muertos no están en soledad, están solos en  su asamblea pero no piensan;  es evidente que el polvo no piensa..., y el cuerpo exánime es polvo?, ¿o no?.

Pocos han intentado investigar si existe “pensamiento sin soporte de polvo o sustento físico”. ¡He ahí la cuestión de la vida humana como temporalidad determinada (con inicio –nacer y final-muerte)!.

Solo se esta en soledad cuando uno piensa, imagina, elucubra, divaga, razona y argumenta incluso una sonata o una tocata...etc., que se escucha perdido por el arrebato de lo más cercano a la creación como don de dioses.

Un sordo puede crear sus sinfonías, sobre todo en soledad, siempre que ame; el odio es un grito de rabia, de envidia, de impotencia física y mental...etc.; en fin, siempre será un ruido cacofónico, jamás una sinfonía.

Hay reflexiones o inventos mistéricos (no místicos) que avalan nuestra elucubración filosófica y o religiosa sobre la riqueza de la soledad.

Veamos un parámetro de referencia nada comprometedor ni comprometido que posibilita elucubrar sin complejos intelectuales; el misterio no nos implica pero permite divagar.

Dios es Único pero no se acepta sólo; en el mundo cristiano Dios es Trino, pero se realiza en la sola individualidad de tres : Padre, Hijo y Espíritu.; no tres dioses, Único Dios; invento in-aprehensible al que llaman misterio; yo no necesito misterios; solo necesita misterios quien quiera ocultar algo... ¡Ése sí es peligroso!; no Dios.

Uno en Tres pero en la Soledad convergente de Uno por amor; todo ello dicen que sólo ¿se explica? por amor;.

En las religiones Dios o los dioses solo se expresan por la relación amorosa según dicen los Profetas, Pontífices, Intermediarios, Sacerdotes...etc., como interlocutores de Dios o de los dioses (que no nos hable Dios, el solo Uno, que moriremos...); nadie quiere morir  ni por ni para ver a Dios..., porque morir es  vivir el final de la propia temporalidad.

Si tanto atractivo tiene Dios ¿por qué ni los nombrados santos, excepto Teresa de Jesús, quiere verle cuantos antes?;  ¿tan feo es Dios?;  ¿o es por que está sólo...?;  y ¿cómo va a estar solo si son tres?.

Cuando la mística Teresa dice “vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero que muero por que no muero”, no lo dice por que quiera morirse, ni mucho menos; lo dice por que está tan enamorada de Cristo que quiere morirse aquí para vivir con el muerto, no por que su referente sea Dios; su referente es Cristo, como lo es el mío, y nada más. Es que Teresa de Jesús estaba enamorada de Cristo como hombre, no por que fuera Dios.

Pero si es Uno sí esta solo; eso parece cuando quien le llama, según muchos dicen, no contesta...; ¿esta o no esta?, ¿es o no es?; ¿existe o no?. ¿por qué?;  ¿esta reunido?, ¿esta en consejo permanente?; Sí pero no; ¿o no, pero sí queremos que exista?; ¿existe por que le queremos  o por que le necesitamos (creyentes), o  no existe por que no le queremos (ateos)?.

¿Chulea el ateo cuando pontifica su rechazo de la existencia de Dios a quien crea afirmando su negación?; ¿le teme o le reta?; ¿le niega por que le teme?; ¿le reta por que sabe que no va a contestar?. Eso también lo se yo, y creo en Cristo, incluso como Hijo de Dios solo en el sentido en el que El se proclamó.

La negación y el reto son una afirmación, son asertos y todo aserto es un acto de amor, de existencia, de vida; ¿es que el ateo al negar a Dios afirma su existencia deseada o incluso amada u odiada por temida?; no lo sé, pero es claro  que le inquieta.

 ¿Por qué inquieta al valeroso ateo quien no existe?; ¿le molesta que otros crean (tengan fe o se la fabriquen) en su Dios? ¿Por qué?...etc.

¿O al ateo le cabrea que otros no crean en su “no dios o en su propio pequeño dios alternativo”?.

Tal vez se pueda pensar que el ateo cuenta demasiadas milongas para ser creíbles; ¿O es que también los demás nos las contamos?-…, naturalmente...¿sí?.

En un cementerio solo pueden molestar los vivos (bestias o no); los muertos ya no existen; polvo son y se los lleva el viento o se integran en los frutos de la “ama lur”; no aman, no afirman, no niegan, no piensan, no son; es más, no están ahí.

Pulvis es et in pulverem reverteris” o “polvo eres (de un polvo has nacido)y en polvo te convertirás”; el polvo, todo polvo, antes o después  se lo lleva el viento al final de la temporalidad; a lo más se convierten en alimento para los que ya viven o luego van a vivir; ¿los hijos y los nietos se comerán a los padres?...Pues claro, a quién va a sorprender una realidad tan vívida y observable. Observa el proceso “bio-lógico” por “bio-químico”…, y luego me dirás…

Entonces, ¿ querer es crear el ser?; ¿un acto volitivo crea el ser?; en el Dios de la Biblia es así; Dios crea por actos de su única voluntad (hágase...y se hizo), pero no todo acto volitivo humano crea un ser (en el ser humano por ejemplo véase la cópula, sea esta un acto compulsivo o parte de un consciente disfrute amoroso y libremente compartido).

Además resulta que para estar (vivir?) con Dios hay que morirse (dejar de amar), que es lo que nadie quiere; nadie ama morir; morir de amor o por amor será licencia poética, mística teresiana o maternidad pero en su vertiente de finitud no resulta atractivo.

Será que para demostrar amor hay que morir (como Cristo?); pero el que muere ya no puede amar...; para amar, lo mejor es no morir;; pero muere todo bicho viviente; ¡claro!, ¡evidente!

En consecuencia, si hay que trascender la muerte para seguir amando inventemos la resurrección como expresión de una forma de inmortalidad; en otras palabras la “perdurabilidad” o “la durabilidad de tu existencia (per) a lo largo de siglos o milenios (tiempo), generaciones (genes de grupos humanos)”.

Constatamos hechos evidentes : no existe constancia de resurrección (las visiones evangélicas son visiones no son hechos objetivos), pero sí existe constancia de la perdurabilidad de muchos (la historia esta llena); las generaciones con el paso del tiempo (¿pasa el tiempo?) mitifican la perdurabilidad de algunos que sí han muerto, aceptando que vivieron, aunque no todos.

Para amar sin fin hay que morirse (como Cristo?), es decir hay que dejar de amar o morirse de o por amor o por amar en exceso, “reventando de amor” o, en fino, “pletórico de amor”.

¿Puede ser el amor la expresión del absurdo?, ¿puede ser la convergencia de contrarios y contradictorios?; ¿es el amor acto libre o pulsión instintiva?; ¿nace del interior o emerge del exterior? ¿es repuesta a un estímulo buscado o emergente?; ¿es respuesta o es pregunta? ¿es encuentro o es búsqueda? ¿llena al ser (humano?) o lo vacía?

No sé si Cristo se vació (hasta morir o entregar su vida) pero lo que nadie podrá negarle es que conquistó la trascendencia y llenó hasta el fin de los tiempos la Historia humana, el menos en su perdurabilidad.

Cristo como hombre no fue ni será eterno (sí perdurable),  ya que tuvo principio y fin;  ¡ojo!,  que en la esencialidad de lo eterno no ha lugar para el principio ni para el fin.

Cristo como supuesto Dios (Hijo de Dios) puede ser entendido como eterno para el creyente; ¿pero es eterno por perdurable o resulta perdurable por eterno?.

Cristo solo puede ser asumido como Hijo de Dios eterno si trascendió la perdurabilidad después de su principio (nacer) y su fin (morir). Pero si en el concepto de Dios se integra la inexistencia de principio y fin (¿eternidad?).. nacer ya es principio aunque morir no sea fin, sino principio de nuevo ser o ser de otro modo... ¿?...¿?.

Cristo puede ser aceptado como el Gran Místico de la Humanidad que trascendió y quebró todas las concepciones pasadas (A.T. y otros), presentes y ¿futuras? sobre las hipótesis de la relación (religación) de todo ser racional e inteligente con cualquier concepción de la divinidad, sea o no única, bina, trina...etc.

Ni Yavhe, ni Elohim, ni Jehová, ni Buda, ni Mahoma y menos ninguno de los restantes fundadores de sectas fueron capaces de atreverse a “religar” al ser humano con la divinidad llegando a tutear al “Innombrable – Dios”.

Afirmándose “Hijo de Dios”, afirmó juntas o alternativamente:

a)      Que todo humano nacido, quiéralo o no, es y se puede auto-nombrar “hijo de Dios”, como El se atrevió.

b)      Que Cristo afirmó su filiación divina (Hijo de Dios) queriendo demostrarla mediante su Resurrección que es la única acción de imposible comprobación fáctica.

Quienquiera que pretenda “desmitificar” (no digo analizar con respeto y libertad de mente) la realidad de la personalidad de Cristo y  / o su religación con Dios o la Divinidad (la que sea), suficientemente mitificada por los primeros seguidores (cristianos, creyentes o crédulos), solo demuestra miedo, envidia, rencor y / o petulante inmadurez. (¡que su dios o su no dios, de esos tales no libre!).

Con y desde Cristo, que tardó demasiados siglos en vendernos la posible cercanía en la religación del hombre con Dios, el creyente tiene argumento humano para superar el miedo al Incognoscible, a lo ignoto, al vacío del “no ser”...etc.

Llamar padre a Dios (Abba en ebreo), expresa la íntima vivencia de una atrevida y filial religación con la Trascendencia entendida en otras concepciones como El Temido y adorado (en sus diversas acepciones Sol, Fuego, Viento, Luna, Tierra...etc.), durante milenios en múltiples culturas y religiones conocidas, reales o inventadas.

La de Cristo fue la más atrevida religación con la divinidad hasta entonces desconocida y que respondería a la inconscientemente deseada relación profunda del hombre con el “más allá” en su búsqueda y esperanza de la deseada inmortalidad, y que puede traducirse en perdurabilidad anímica con o sin soporte físico identificable..., hasta el momento.

El rechazo temeroso a la finitud y la atracción voraginosa por la inmortalidad, siquiera como alargamiento sin término de la temporalidad finita, puede crear (acción de exclusiva competencia divina que logra  el ser del no ser o el algo de la nada...etc.) y regurgitar conceptos (¿por inspiración profética?) como la trasmigración de las almas, la reencarnación entendida como una simpática broma producto de un inteligente buen humor, la humanización de la divinidad (nace el Hijo de Dios en Cristo), y hasta la resurrección.

Yo solo podría reconocer como “ateo” a quien jamás en su existencia hubiera pensado en Dios; quien piensa en Dios ya lo reconoce; si bien reconozco y acepto que “el  numero de humanos imbéciles es infinito”, y para que nadie se ofenda, yo no me excluyo.

Hasta la epifanía de Cristo ningún iluminado, profeta o no, tuvo la intuición o inteligencia de posicionar al ser humano en la religación filial y afectiva con Dios; Cristo logró traer el “más allá” hasta acá; algo que no deja de ser una superación, siquiera mística, de la muerte.

Para colmo lo hizo con la forma más sencilla y comprensible para el ambulante erecto: la religación biológica entre complementarios permite crear seres humanos o no para la temporalidad; y la religación síquica (intelectual – racional – pensante – etc.) que busca trascender la temporalidad, crea la superación del fin cuyo paso previo es la mortalidad; quien no muere, es decir, quien no finiquita su temporalidad no podrá vivir con y / o como Dios la inmortalidad.

Desde Cristo, un buen cristiano no se desea la Muerte, pero tampoco la teme (“Padre pase de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya” dicen que dijo Cristo); el cristiano asume la muerte como parte de una cierta inmortalidad y / o como la forma de llevar a término sin excesivas angustias la propia durabilidad peregrinante; morir creyendo vivir después de aquí (aunque sea de otra forma) resulta más llevadero.

Cristo aportó una razonable racionabilidad al humanismo y a la compasión tanto en las relaciones humanas como a las divinas frente al excluyente divismo hebreo, frente a la brutalidad y el hedonismo egocéntrico de la cultura romana y frente al narcisismo de la cultura griega; aportó rebelión frente a las tiranías de cualquier especie  religiosa, social, política, cultural y económica.

Desde Cristo ya es factible para la especie humana hacer esencia de la existencia aunque el existir no necesariamente hace el ser como persona consciente; cuando el ser humano (persona) no es capaz de hacer emerger su subconsciente pierde su existencia consciente, es decir, no es persona en plenitud.; solo se es persona en plenitud cuando se es capaz de trascenderse hasta la intemporalidad o perdurabilidad sin inicio ni fin. El científico Theilhar de Chardin,  poeta de la trascendencia y filósofo de la materia en el Fenómeno humano y en La aparición del hombre, entre otras obras, apunta, aunque implícitamente, a Cristo como vértice de la cosmogonía; yo también.

En realidad, Cristo si no más creíble en cuanto Dios, al menos ha sido y es el “dios más amigable”, a pesar del negocio que otros se han montado echando fardos a mucho crédulo, que no creyente.

La Historia de la humanidad y de las religiones esta llena de “tanta ignorancia y buena voluntad del pueblo noble como de tanta y tan mala leche de los pontífices y políticos”. Estos jamás ejercerán de “porteadores ni de puentes”; no pueden llevar a Dios ni a Cristo, porque ellos se creen cristos, dignos de adoración...

Aún así, después de nuestra individual temporalidad, por que la deseamos esperamos una trascendencia...; no sabemos cómo, ni sabemos si nos importa; lo de aquí, ahí queda; ama y evita padecer mientras aquí estas; haz bien sin saber a quién..., e incluso aunque supieras a quién.
 
                                   N.B: Escrito por JJAM - (Año 2002)                                   

sábado, 31 de marzo de 2018

COMO TRATES A TUS MAYORES, SERÁS TRATADO.

Se trata de un "dicho" nacido de el "sentido común", y que expresa los sentimientos del pueblo llano.

N.B.: Lo que dices y haces de y con tus mayores, eso mismo te harán a ti cuando arribes a su edad; ¡¡¡si llegas!!!.
Amén.

martes, 6 de marzo de 2018

SI NO TIENES IMAGINACIÓN, NO VAS A ENTENDER NADA

            DOS AMIGOS : UNO DIRECTOR GENERAL DE EMPRESA INDUSTRIAL
      Y EL OTRO, ASESOR EXTERNO PARA CREAR Y DIRIGIR EQUIPOS DIRECTIVOS

                                                                  (año 2002)
Mario dice:

A fin de cuentas ¿qué es lo que buscamos,sino la felicidad?. ¿Qué es lo que recordarás dentro de unos años?; ¿que llegaste siempre puntual y sin faltar al trabajo? o ¿que viviste la vida?.

Pues bien, a mi me han entrado unas ganas de vivir la vida alocadamente.

Living la vida loca, que canta Ricky Martin entre caderazo y caderazo.
 
Matamos los fines de semana y ya estamos pensando en el lunes. Y corremos angustiados, a trote de culo, porque llegamos tarde a lo que sea. Allí están ellos siempre. calmosamente, con sus cañas de pescar para recordarnos que la vida es corta. Nada hay mas patético, cuando corres, que compararte a un pescador.

Hacer la prueba: parar y… preguntar si pican.

Dentro de algún tiempo no recordarás nada de aquella cita a la que llegabas tarde, pero quizás sí de la muxarra coleteando en la cesta del pescador. Pues eso, eso es living la vida loca pero en bien.

Qué te parece? Espero tus siempre brillantes comentarios.

Un abrazo. MARIO

 
JJ a Mario

Te he leído con escalofríos de satisfacción y alegría exultante.Creo que ese sencillo mensaje te ha salido descontrolado desde las entrañas.
Si son pocas las veces que emites un sentimiento de ese calibre por temor a no sentirlo entendido ni compartido es evidente que te mueves y vives en un entorno que no te corresponde y que deberás hacer serios cambios en tu medio vital y contextual.
Por fin te emerge la inteligencia y el sentido finalista de la vida que solo colateralmente son utilizados en el mundo empresarial.

Son demasiados los ¿profesionales? que, angustiados, preocupados y ocupados de lances miopes, se agitan concentrados en cuidar su imagen y cubrir sus cotos y jamás otean su propia "temporalidad" demasiado breve al fin, y finiquitada cuando menos lo esperan...

Me has dado pie para entrar en una de mis permanentes reflexiones filosóficas que, muchos hoy, sé que entienden como propia de quienes "miran al pasado por que no tienen futuro".

Sea; mi futuro seguirá siendo el presente con su temporalidad; concepto filosófico del que te hablaré si lo deseas...per longum et latum.

Al fin se descubre que el dolor junto con el amor y la amistad en sus millares de formas es una de las vivencias más profundas del "sentido trágico de la vida" y resulta ser el más claro identificador del humanismo.

En esta ocasión no me voy a extender más ni te voy a enviar ninguna de mis reflexiones filosóficas; no deseo distraerte un tiempo (como parte de tu temporalidad) para que lo inviertas en elucubraciones técnicamente improductivas y de dudosa rentabilidad...,para algunos.

Tu y yo contamos con el mismo tiempo mientras estamos aquí y consumiendo nuestra propia temporalidad; la única diferencia está en el destino que demos a las 24 horas / día y en la susodicha temporalidad concedida a cada cual...

El pescador y la muxarra se miran..., y hablan, ¡¡¡ya lo creo que hablan!!!; cuando se encuentran, ella tiembla y siente el final de su temporalidad a costa de conceder un hito de satisfacción al pescador.

Si deseas pensar en lo que ya no se piensa, te envío alguno de mis engendros filosóficos...

Deseo lo mejor para ti y para tu tribu. ¡¡¡FELIZ NAVIDAD.!!!

NB.: Confírmame que te ha llegado este mensaje; quiero saber si funcionan los envíos de este mi nuevo PC.

 

 

 


lunes, 5 de marzo de 2018

¿AÚN SE PUEDE CONVERSAR CON UN AMIGO QUE SE FUÉ? pero me dijo lo que sigue...

Caótico AMIGO: me vas a perdonar que no te haya contestado antes.

Entre la revista Acta Científica y Tecnológica que yo dirijo (te mandaré un número inminente) y una tesis en la Universidad, en Pamplona, a donde he tenido que desplazarme, me he comido el tiempo.
Ya he visto tus elucubraciones de las que tú mismo me dijiste que eran una especie de juego o "braiestorming"  y que a mí me han recordado a esos pistoleros del Oeste que entran en el saloon disparando al techo, a las estanterías, a las escaleras  que suben el picadero... a donde sea.
Pero a medida que avanzas en tus pensamientos vas acercándote a un tipo de preocupaciones que me atañen no sólo a mí, sino a las actuales filosofía y teología avanzadas.

Es el tema de Dios, de Cristo, de la inmortalidad.

Después de lo que hemos ido sabiendo sobre el Universo y sobre sus magnitudes espaciales y temporales, y más todavía sobre la composición de la materia y sus implicaciones cosmológicas (que en buena parte son epistemológicas y metafísicas)...se hace patente la impresión de que los contenidos más fundamentales de nuestra fe están formulados todavía en un estadio mítico.
La relación entre la Trinidad y la divinidad de Cristo resulta una construcción lógica y necesaria para explicar que Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre.  ¿ Cómo puede ser eso ?  La respuesta es: un  misterio.
La teología intenta, con  base en la filosofía de la "relatio", distinguir entre el "esse in" de una relación y el "esse ad". Una misma realidad, la relación, tiene dos virtualidades reales de una misma entidad.
Si yo comparezco ante un negro se me forma una entidad relacional con el mismo de carácter negativo o de desemejanza. Esa relación de desemejanza es una modificación de mi entidad, un "esse in", que en la medida en que sale de sí para dirigirse intencionalmente a otro "objectum" tiene otra entidad, el "esse ad", pero es una misma realidad.
A mí siempre me pareció todo eso una logomaquia digna de admiración por lo que respecta a la capacidad de revolverse en torno a una palabra o a una pseudoidea que han tenido nuestros escolásticos. Y encuentro que la concepción trinitaria no es un misterio sino una contradicción.  Naturalmente es una contradicción en una metafísica aristotélica o mediterránea o fundada en una percepción del ser en  la que los sentidos - y  entre ellos el sentido común - nos imponen unas falsas evidencias.
Hoy en día la física de partículas y los movimientos intraatómicos nos  muestran que nuestras percepciones espontáneas son falsas - por eso el trabajo de la física profunda es en  un 60% pura epistemología - hasta el punto de que el mismo principio de contradicción resulta ineficaz para argumentar ciertas realidades.
Quizá las filosofías orientales más blandas y menos coherentes - aludiendo a nuestro sentido de la coherencia - se ajustan más a las cosas que tiene que formular la física y - por lo que a este discurso respecta - también  se ajustan más a las explicaciones de lo que hemos recibido como Revelación.
Yo creo que el concepto de misterio hay que aplicarlo más al Absoluto, tomándonos verdaderamente en  serio la tesis de la analogía del Ser, es decir, insistiendo mucho más en lo que tal analogía tiene de desemejanza que de semejanza. Esto es tomismo puro a lo Sertillanges cuando dice que Dios es muy precisamente y muy propiamente un desconocido.
En realidad no es Dios el absolutamente desconocido, sino el concepto de Ser en  su absoluta puridad.  Y eso supuesto, aceptar que Jesús de Nazaret es Dios, sin meternos a explicarlo a través de la Trinidad, y es también hombre.
En realidad se trata de afirmaciones filosóficamente vanas. La afirmación "Jesús es Dios" no es verdadera ni falsa, sino que no es más que un ejercicio verbal sin sentido ontológico ni lógico alguno, como se deduce del análisis de los términos: Jesús = personaje históricamente deficiente Es = no sabemos en realidad qué significa el verbo ser. "Quod non est purum nihil" nos dicen  los escolásticos.  Pero el nihil es una experiencia predicamental que no sirve para explicar por negación una realidad trascendental, no están en  el mismo plano.
Dios = tampoco sabemos nada de El en sentido filosófico.  La Teodicea parece que dice algo...Pero sólo dice negaciones de limitaciones. Infinito, es decir, no finito, etc. O sea que le negamos a Dios cosas malas nuestras, como podríamos decir que Dios no es calvo o que no es contrario a las alubias de Tolosa.
Yo creo que el suceso Cristo acontece en un orden  caracterizado por nuestra propia existencia humana, viva y anhelante de inmortalidad.
Nuestra vida es real y Jesús se localiza dentro de este acontecer humano para empalmarnos con ese más allá al que El pertenece por derecho propio.
La escuela escotista dice que el Hijo se habría encarnado aun en la hipótesis de no-pecado original. A mi eso me parece más grandioso todavía, en el sentido de que la creación del Hombre parece deberse a un designio absoluto de Dios que quizá lleva en su propia condición de Ser absoluto el darse, según aquel effatum escolástico del Bonum est diffusivum sui. Si esto fuera condición entitativa del propio Ser, tendría sentido también lo de la Trinidad y hasta la existencia de los ángeles.
La conclusión de todo es que la Teología me parece un importante ejercicio de pensamiento para sacar conclusiones, pero me interesa mucho más la mística.  Voy a dedicarme un poco a Teresa y Juan de la Cruz. Un abrazo de… tu amigo.

Amigo  :

Te leo y me retrotraigo sin esfuerzo a mis prístinos años de clandestino criticismo estudiantil en la Uni cuando, después de las clases para la Licenciatura, discutíamos en latín, entre alumnos díscolos y con textos de Rhaner y otros próceres del momento, las tesis escolásticas en textos previamente defendidas también en latín por nuestros admirados, entregados y voluntariosos profesores...
Abrazos de tu siempre amigo.